Y mientras… el ciberbullying campa por sus anchas!!

Las nuevas tecnologías son un arma de doble filo. Pueden ser de gran utilidad para los menores ya que por un lado les pueden ser de mucha ayuda para su educación, entretenimiento y desarrollo; sin embargo, también conllevan algunos riesgos.

Se entiende por «ciberbullying» un tipo concreto de acoso, que se produce entre menores en el mundo de las nuevas tecnologías interactivas, cuyas actuaciones pueden definirse como “conductas de chantaje, vejaciones o insultos de unos niños a otros”.

Las características que lo convierten en un fenómeno particular son:

  . Ausencia de contacto cara a cara.

  . Mantenimiento de los mensajes o acciones agresivas durante más tiempo.

  . Existencia de una mayor audiencia –y más difícil de controlar-.

Por tanto, hablamos de un tipo de acoso cuyos efectos se producen en diferentes contextos –incluido el plano personal, interpersonal, intragrupal y contextual- y que genera dudas sobre su abordaje y tratamiento, debido al desconocimiento por parte de profesores, familiares y alumnos.

No olvidemos que, el uso de internet por los menores de edad,  niños y adolescentes, es una realidad que comienza cada vez a edades más tempranas. Generalmente, en Primaria. Los datos lo reflejan en el informe que hemos facilitado del resumen del pasado curso escolar. Comienza, en Campo de Gibraltar;  a los 8 años!!

Por otro lado, el ciberacoso o ciberbullying en las aulas afecta a niños, niñas y jóvenes de edades y contextos diferentes. No hay un perfil para sufrirlo, sin embargo, muchos de los patrones se repiten.

En muchas ocasiones las víctimas que sufren acoso en la escuela, suelen sufrirlo también on line.

De esta forma, la definición de ciberacoso recoge los tres elementos básicos de acoso escolar: intencionalidad, repetición y desequilibrio de poder, con la particularidad de que se produce a través de las TIC.

Es por ello, por lo que recomendamos que sean a esas  edades (8 ó 9 años), cuando se comiencen a tomar medidas de prevención, y no, cuando ya la solución requiera de profesionales u otras alternativas ajenas al centro escolar.

Esta actividad debe ir acompañada de otra paralela y dirigida a las familias y a docentes.

Todo comienza en el hogar… y continúa en los centros educativos.

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: