El Latido de Patricia, PALMAS Y OLIVOS DOMINGO DE RAMOS

Es Domingo de Ramos, la Iglesia Universal celebra la liturgia de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.
Fiesta por antonomasia del orbe católicos, sorprendida de forma inesperada por un virus elevado a “pandemia” en plena expansión que nos obliga a llevar a cabo la mayor de las penitencias posibles para un cristiano, el confinamiento. Recluirnos en nuestros hogares en plena estación primaveral y con la Semana Santa llamando a las puertas, es ardua misión de llevar a cabo para los que creemos y sentimos la FE de Dios.


Algeciras, hoy cinco de abril, Domingo de Ramos, nos regala una luminosa mañana, la Ciudad silente parece susurrar entre callejones que fue testigo hace siglos desde hace siglos de otros Domingos de Ramos.
Corren vientos reserva de 1344, el silencio es roto por tambores castellanos que acechaban la ciudadela islámica de Al–Yazira Al–Jadra. Alfonso XI conquista el Reino de Las Algeciras, entrando triunfal en procesión de Olivos y Palmas, aquél Rey cristiano portaba una imagen mariana de Santa María de La Palma. La regia comitiva, llegó a las puertas de la mezquita Aljama de Banderas, consagrando dicho lugar en Catedral, bajo la salvaguarda y protección de nuestra eterna Virgen de la Palma.
Domingo de Ramos el nuestro de los más añejos de la vieja piel de toro. Una celebración cristiana de tan hondo calado nos legó en herencia su huella en al heráldica de esta tierra, pues el castillo alegórico a la fortaleza de la milenaria plaza, viene custodiado por una rama de olivo y otra de palma rematadas por la corona de Castilla configurando el escudo del nuevo Reino.
Quizás llevamos en nuestro ADN Especial recorriendo nuestras venas, bombeando con fuerza nuestro corazón el Domingo de Ramos, jornada que alcanza su madurez en el pasado siglo XX, con la fundación tras la guerra civil de la Hdad Salesiana de la Borriquita, para y tras un lapsus temporal sin procesionar (periodo cubierto por una singular procesión viviente impulsada por el añorado Padre Cruceira) alcanzar la plenitud con la erección canónica en la que en aquel lejano 1984 de la Sacramental Hdad de la Oración en el Huerto, santo y seña de un barrio, el mejor exponente del nuevo impulso cofradiero que nos llegaba a raudales.
Pasaba el tiempo, mientras veíamos pasar ante nuestros ojos sucesivos Domingos de Ramos hasta alcanzar la dorada época de los noventa, aquí Algeciras descubría a una nueva imagen de la Virgen; Alegría, ese fue su nombre, el mejor sinónimo de la fiesta y el revuelo que supone su paseo por las calles de Algeciras en la tarde del Domingo de Ramos. En este día estalla la Ciudad, estallan sus barrios, sus gentes, explosionan los sentidos junto a la colación de Salesianos y la Cuesta del Rayo. La población fusiona sus creencias entorno a la azulejería colorista de la fuente de la Plaza Alta, revuelo de palomas, maridaje de olores, sinfonía de colores, algarabía de niños y mayores, sonrisas, anhelos, promesas y devociones de una Algeciras que hoy, vive la histórica jornada desde dentro, velada en lo más profundo de los recuerdos de nuestra de su memoria, asomada al balcón, creyendo bislumbrar en la lejanía la bulla que arrastran nuestras Cofradías.
Hoy es Domingo de Ramos, arco del triunfo cristiano de puertas abiertas a la Semana de Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

¡ Amén !

mayo 2020
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: